201906.12
0
0

La cesión de los préstamos de vivienda a fondos de titulización llega poco a poco a los juzgados; el Tribunal Supremo se pronunciará

Podríamos estar ante una nueva ola, y quizá avalancha, de pleitos en los juzgados promovidos por consumidores y usuarios que han visto como la entidad bancaria cometía nuevos abusos sobre ellos.

La titulización hipotecaria consiste en agrupar un conjunto de derechos de crédito en una misma cartera. Esta cartera es traspasada a una estructura ad hoc (sociedades, fondos…), que a su vez la coloca entre los inversores. Dicho de otro modo, las entidades financieras transforman activos poco líquidos, en instrumentos para obtener financiación, y a su vez eliminan el riesgo de impago. Desde el punto de vista financiero, los créditos hipotecarios se ven reflejados en el balance en unos derechos de crédito, y mediante las titulizaciones, la entidad convierte los créditos hipotecarios en Bonos Titularizados para ser intercambiados en los mercados de renta fija. Esto supone, que el banco vende a otros las hipotecas, traspasando los riesgos que conllevan esas hipotecas junto con los beneficios, de esta forma el banco cierra la operación con beneficios, pudiendo seguir comercializando hipotecas sin riesgo. Ahora bien, ¿qué ocurre cuando el deudor deja de pagar las cuotas y la entidad bancaria decide ejecutar la hipoteca? Pues que estaríamos ante una posible falta de legitimación activa, pues el titular que ejecuta el préstamo no coincidiría con el titular de la deuda.

“Son escasas las personas que saben que su préstamo ha sido titulizado”, apunta Alejandro García, del servicio jurídico de Facua. En su opinión, no avisar a un prestatario de que su crédito ha sido cedido a otro “es del todo abusivo porque es una omisión intencionada de información al consumidor”. Aunque las titulizaciones son legales y la jurisprudencia al respecto no es unánime, García señala que “cuando se trata de un crédito litigioso hay regulación del Código Civil que en determinadas circunstancias facultaría al deudor a adquirir el préstamo por lo que paga el concesionario”.

Existe ya una familia que está a la espera de resolución del Tribunal Supremo en un asunto como el introducido. Si el Tribunal Supremo se pronuncia favorablemente a este tipo de cuestiones en favor del consumidor podrían revisarse miles de ejecuciones hipotecarias, sobretodo durante la crisis económica, a fin de solicitar la nulidad de todas ellas.

Leer más en ElPaís

Deja tu respuesta

Su dirección email no será publicada. Los campos marcados son obligatorios. *

dos × uno =