202004.03
0
0

LA SUCESIÓN HEREDITARIA EN TIEMPO DE EPIDEMIA

Y quién nos iba a decir que un artículo del Código Civil iba a resurgir y aplicarse 131 años después de su dictado…Pues así ha pasado, la epidemia provocada por el Covid-19 ha resucitado una de las previsiones contempladas en nuestro ordenamiento jurídico y es la posibilidad de realizar testamento oral sin presencia de Notario. Dicha excepcionalidad únicamente se justifica por la posibilidad de muerte inminente del testador y/o en caso de epidemia. Esta peculiaridad en el otorgamiento de testamento se aplica a todo el territorio español, salvo a quienes tengan vecindad civil catalana pues el Código Civil de Cataluña prohíbe expresamente los testamentos otorgados exclusivamente ante testigos.

Pero dicha facultad no está exenta de requisitos, así, para que el testamento oral tenga validez, deberán estar presentes cinco testigos idóneos en caso de muerte o tres en el segundo supuesto; esos testigos deberán ser mayores de 16 años, conocer al testador y su idioma, tener el suficiente discernimiento y no deberán tener la condición de herederos, así no podrían serlo el cónyuge o los parientes dentro del cuarto grado de consanguinidad o segundo de afinidad del Notario autorizante y quienes tengan con éste relación de trabajo. No olvidemos que, en cualquier caso, el testador deberá ser mayor de 14 años y estar en pleno uso de sus facultades mentales.

El testamento oral se podrá transcribir por el propio testador o por alguno de los testigos, siendo igualmente válido un soporte audiovisual. El testamento oral devendrá ineficaz si no se produce la muerte de quien lo realizó durante el periodo que dure la epidemia o superados dos meses de la finalización de la misma, siendo indiferente que la causa del fallecimiento sea producida por la propia epidemia o por una causa ajena. Una vez producido el lamentable fallecimiento, quien tenga conocimiento del mismo deberá comunicarlo al notario competente dentro de los tres meses siguientes para que lo eleve a escritura pública, ya se haya otorgado por escrito o verbalmente. Los testamentos otorgados sin autorización del notario serán ineficaces si no se elevan a escritura pública y se protocolizan en la forma prevenida en la legislación notarial.

Como siempre, la figura del Abogado ayuda en estas situaciones tan difíciles al testador y a su familia, facilitando que las actuaciones se produzcan conforme a Derecho y en beneficio de todos.

Deja tu respuesta

Su dirección email no será publicada. Los campos marcados son obligatorios. *

cinco × 4 =