201512.17
0
0

Si la suerte te acompaña… que nada te amargue el premio del Sorteo de Lotería

Estos días de sorteos, décimos, papeletas y participaciones, asegúrate de que si eres afortunad@ nada te estropee la alegría…conviene tener muy claro cómo asegurar nuestra parte, de qué forma actuar para el cobro, qué hacer en caso de pérdida o sustracción y, también, qué parte se quedará Hacienda o cómo afectará a nuestra declaración de la Renta.

Lo primero que debes saber es que el juego está regulado en el país por la Ley 13/2011 de 27 de mayo, y que los organismos autorizados para ejercer la actividad en el ámbito estatal son la Sociedad de Loterías y Apuestas del Estado y la ONCE.

La estadística señala que tres de cada cuatro españoles compartimos un número de la Lotería de Navidad. Lo más recomendable es fotocopiar el décimo, escribir en el boleto el nombre de los participantes y qué cantidad juegan, sin olvidar que la irrupción de las nuevas tecnologías permite, por ejemplo, compartir el número en un grupo de whatsapp creado específicamente para ello. En este último caso se recomienda el envío paralelo por email y guardar una copia por si se produjera algún fallo con la aplicación de mensajería.

Ahora llega el momento del sorteo ¡y resulta que nos ha tocado!. Si es un premio compartido debemos ir tod@s los agraciad@s juntos a cobrarlo, sobre todo en el caso de los de mayor cuantía. Los premios inferiores a 2.500€ pueden reclamarse ante la una Administración de Loterías, pero los superiores ya tienen que abonarse mediante una entidad financiera. En este caso deberemos identificarnos para que quede clara la tributación correspondiente a cada uno y Hacienda no pueda considerar el reparto de dinero como una donación encubierta: si el premio es compartido, los impuestos también.

 En el caso de las participaciones y cantidades pequeñas, el premio debe reclamarse al emisor de las mismas, por lo que es imprescindible disponer de dicha participación y no ante la administración de lotería: conserva tu documento de participación.

Para las sociedades o personas jurídicas, ya sean entidades sin ánimo de lucro, cooperativas o cualquier otro tipo, los premios que cobren directamente no están exentos de tributación  y se integran en su base imponible del Impuesto de Sociedades, descontándose de la cantidad que les resulte a pagar la retención que les han practicado.

En el caso de los no residentes, la entidad pagadora está obligada a retener el mismo porcentaje que para el resto de residentes o sociedades, incluso cuando el premio esté exento por aplicación de algún convenio, para evitar la doble tributación.

Recuerda también que en el caso de los sorteos extraordinarios de Navidad y Reyes (el del Niño), el plazo para cobrar es de tres meses.

Vale, ahora vamos a por los aspectos fiscales. En 2012 el dinero ganado mediante loterías y quinielas deja de considerarse ingresos que no tributan en la declaración y pasan a estar sujetos a impuestos. Pero no lo haremos vía IRPF sino antes, mediante retención. Se establece un impuesto del 20% por las ganancias que excedan los 2.500€. Por ejemplo: de un premio de 3.000€ pagaremos el 20% sobre 500€. Además la retención de Hacienda se practica en el cobro, por lo que percibiremos el líquido del premio correspondiente ‘después de impuestos’ y ya nos ocuparemos de informar en la declaración de la renta.

En 2016 sí habrá que tributar por los intereses generados por la cuantía del premio. Pero aquí recomendamos una consulta previa al experto, ya que todo irá en función de la cantidad y del uso que le hayamos dado al dinero, si lo hemos invertido, etc…

Ten en cuenta que si se reparte el premio después de haberlo cobrado (entre familiares, por ejemplo) estaremos haciendo una donación y su tributación puede variar dependiendo de la comunidad autónoma en la que resida la persona que recibe el dinero donado. Informaros bien primero para no llevaros un susto después.

Pero para disgusto, el de comprobar que no encontramos el décimo!!!. Si es antes del sorteo hay que comunicarlo ante la Administración de Lotería para evitar que otra persona pueda cobrarlo si resulta premiado. Ante un robo, se deberá notificar a la Policía. Y si el problema es el deterioro del boleto, los técnicos de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre son los expertos encargados de intentar recuperarlo. A ellos se los remitirá la Administración de Lotería depositaria del décimo ‘deteriorado’.

Para acabar debes saber que ante cualquier conflicto relacionado con estos premios, la Administración de Justicia es la que tiene la última palabra. Si llega ese caso, no dudes en consultarnos. Te asesoraremos y acompañaremos para que no pierdas la alegría que te deseamos cuando el bombo empiece a rodar dentro de unos días…


Deja tu respuesta

Su dirección email no será publicada. Los campos marcados son obligatorios. *

16 − once =